5 tipos de sal para usar en tu cocina y sus propiedades para tu salud
La sal es un aderezo casi imprescindible en tus recetas. Aunque cada vez eres más consciente de su consumo moderado, hay platos en los que es casi obligado añadir un poco de este condimento. Sin embargo ¿cuándo es demasiada? Conoce los tipos de sal y las propiedades que cada una aporta a tu salud.
798
post-template-default,single,single-post,postid-798,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive
Comida Colaborativa para vivir una experiencia gastronomica. Comparte un menu o una comida con gente parecida a ti en tu cuidad o cuando viajes.

5 tipos de sal a usar en tu cocina y sus propiedades para tu salud

Comparte este artículo en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La sal es un aderezo casi imprescindible en tus recetas. Aunque cada vez eres más consciente de su consumo moderado, hay platos en los que es casi obligado añadir un poco de este condimento. Sin embargo ¿cuándo es demasiada? Conoce los tipos de sal y las propiedades que cada una aporta a tu salud.

¿Cuánta cantidad de sal necesitas ingerir al día?

Casi todos los alimentos frescos que tomamos ya tienen una dosis de sal de manera natural. Si hablamos de productos procesados los niveles de sal se disparan por lo que hay que tener en cuenta estos aspectos a la hora de calcular cuánta sal debemos ingerir al día. Los médicos aconsejas que la cantidad de sal perfecta para un adulto son 2,3 gramos, algo que equivale a una cucharadita pequeña. No obstante, si tienes problemas cardiovasculares o de presión arterial alta, esta cantidad se reduce a la mitad para evitar problemas más graves en tu salud.

Ten en cuenta que todos los alimentos contienen sal de manera natural o añadida. Por tanto, es conveniente que moderes el añadir sal a tus alimentos ya que, si llevas una dieta equilibrada, de por sí contendrán la cantidad de sal que necesitas para que tu organismo funcione a la perfección. Además, cada vez es más habitual en las cocinas en las que no se usa la sal como aderezo, o solo en alguna ocasiones muy contadas. Este es un hábito tremendamente saludable, que si te acostumbran desde niño, tiene muchos beneficios para tu salud. Si no puedes contenerte de echar una pizca de sal a todas tus comidas, intenta seleccionar este producto con mimo para elegir la que más beneficios aporta a tu salud.

 

 

Tipos de Sal y beneficios para tu salud

Existen infinidad de Estudios en Informes que analizan os efectos de la sal en tu salud. Lo cierto es que, aunque los resultados son diferentes en cuanto a la cantidad óptima que debes ingerir de este condimento, todos coinciden en la importancia de la sal para nuestro organismo. Es básica para aspectos tan relevantes como digerir los alimentos o absorber los nutrientes de tus comidas. Además, la sal es un antibiótico usado desde tiempos inmemoriales, ayuda a que tengas un sistema inmune fuerte. Conoce los tipos de sal y las propiedades de cada una.

 

 

  • Sal Yodada. Es la más común en las cocinas españolas. Es esa que se ha usado siempre por nuestras madres y abuelas, la tradicional. Es buena para el tiroides, quemar grasas, reduce el colesterol y ayuda al crecimiento de cabello y uñas. Todo esto es gracias al yodo, que aporta estos nutrientes tan básicos para nuestro cuerpo.
  • Sal Maldon. Este tipo de sal es la sal gourmet por excelencia. Es la preferida por los chef más exclusivos, la que usan para aderezar sus platos. Se presenta en forma de escamas y es cosechada a mano. Su coste es bastante alto ya que la producción es limitada por las condiciones especiales que requieren su cosecha y su extracción.
  • Sal del Himalaya. Seguro que la identificas muy rápido por su presentación en forma de pequeños cristales y su atractivo color rosa. Es necesario molerla antes de su uso, por lo que en ocasiones la presentación se realiza en un envase que incluye un pequeño molinillo, similar al de la pimienta. Tiene un sabor muy sutil. Tiene un alto contenido en cloruro sódico y de magnesio, por lo que sus propiedades para la salud son muy interesantes. Se recomienda en dietas de adelgazamiento y basadas en una alimentación saludable. Cuenta con propiedades beneficiosas para los huesos, el sistema neuronal y la salud cardiovascular. No proviene del océano, se produce en minas de sal, por lo que no te afecta la contaminación marina, es una elección perfecta para tu uso diario de sal.
  • Flor de Sal. Se produce en el proceso de elaboración de sal en salinas marinas. Es una sal muy delicada y preciada, que se extrae a mano de manera artesanal. Corresponde a la capa superficial formada tras la cristalización de las salinas marinas, cuando sólo tienen un grosos de 3 milímetros y en unas condiciones climatológicas específicas, sin lluvia ni viento. Es una sal con un gran valor nutritivo, muy demandada por los paladares más exquisitos y especialmente cara. Esta sal no está sometida a ningún procedimiento industrial. Es artesana, saludable y sin aditivos con alto contenido en magnesio y flúor.
  • Sal Negra. Estamos acostumbrados a las sales de colores blancos, grisáceos e incluso rosa pero ¿sal negra? Esta llamativa sal tiene ese color por su origen volcánico. Contiene azufre, hierro, cloruro de sodio y cloruro de potasio y su poder de salar es menor que el del resto de sales. Suele usarse en dietas bajas en sodio y actualmente esta sal negra o kala namak es especialmente usada en las dietas veganas, ya que aporta un sabor que se puede asimilar al del huevo.

 Ya conoces los 5 tipos de sal más usados en las cocinas y restaurantes de España ¿Cuál es tu preferida? ¿vas a probar alguna de estas sales y beneficiarte de sus propiedades para tu salud? Te animamos a probar nuevos ingredientes, sabores y texturas en tu cocina.

 

 

Comparte este artículo en tus Redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
No hay comentarios

Escribir un comentario